PRESENTACIÓN

"CABALGATAS LA SIERRA" es una empresa eco-turística que desde 1977 viene ofreciendo al turismo internacional cabalgatas de lujo en la Sierra Madre Occidental de México. Es una manera de hacer turismo ecuestre de primera categoría, con todos los servicios incluidos. Es una vacación a caballo para personas que desean descubrir y conocer las maravillas que posee México; tanto en paisajes, flora y fauna como en los aspectos culinario, hospitalario y de tradiciones
Las cabalgatas se llevan a cabo en Valle de Bravo, un pequeño pueblo colonial a dos horas y media hacia el poniente de la Ciudad de México. El pueblo se encuentra situado a 1,800 mts. ASNM y durante el trayecto caballos y jinetes ascienden hasta los 3,000 mts. ASNM, donde crecen los oyameles (abetos) que reciben a las mariposas monarcas durante su época de hibernación que va de noviembre a marzo de cada año. Las diferencias en la altitud crean una variedad de microclimas donde se pueden encontrar exuberantes ejemplos de variedades vegetales adaptadas al calor y al frío. El terreno montañoso y en desniveles permite a los jinetes pasar fácilmente de un microclima a otro brindándoles la oportunidad  de ver en un mismo día bosques de oyamel, bosque de pinos y encinos hasta llegar a los plantíos de árboles de frutas tropicales, campos sembrados de caña de azúcar e inmensos cultivos de floricultura.
Un clima tan agradable como el de Valle de Bravo es difícil de encontrar en otras partes de México. El invierno es cálido y soleado durante el día pero refresca lo suficiente en la noche como para disfrutar la chimenea en la acogedora "Finca Enyhe". El otoño y la primavera son muy parecidos, con magníficos cielos azules y el contraste verde y refrescante de los bosques que lo circundan. Durante el verano se forman nubes alrededor del mediodía y una vigorizante lluvia puede caer por una o dos horas, pero el sol vuelve a brillar creando espectaculares atardeceres con puestas de sol que combinan toda la gama de colores del arco iris que mezcladas con las nubes producen maravillosas tonalidades.
La República Mexicana tiene la mayor variedad de pinos y encinos del mundo, más de ochenta especies de encino y casi cien variedades de pino, de las cuales el sesenta por ciento son endémicas del país. Una increíble diversidad de árboles frutales es lo más representativo de la zona de Valle de Bravo, desde los muy conocidos como el aguacate, la naranja, el limón, la manzana, la ciruela, el durazno y la pera hasta frutales y verduras netamente mexicanas como la guayaba, la chirimoya, la guanábana, la jícama, el mamey, el zapote y el chayote. Esta gran cantidad de árboles y arbustos en combinación con una enorme y colorida variedad de plantas y flores así como unos cuantos magueyes y nopales, sombrean los caminos reales, los caminos de herradura y las veredas por los que diariamente transitan los caballos.
"CABALGATAS LA SIERRA" entrena y mantiene un variado grupo de caballos entre los que se puede encontrar Trakhenners, Pura Sangre Inglés, Cuarto de Milla, Appendix y criollos; todos ellos de buena alzada, fuertes y en perfectas condiciones para trabajar en los diferentes tipos de terreno que se encuentran durante el trayecto de la cabalgata. En cuanto al carácter de los cuacos, los hay desde muy tranquilos y mansos hasta los de carácter alegre y vigoroso, que se ajustan perfectamente a los diferentes tipos de jinetes que los montan. En la "Finca Enyhe" se cuenta con un amplio y surtido sillero donde los jinetes pueden escoger los arreos que deseen utilizar, ya sea la silla charra mexicana, el albardón inglés o la montura tejana. Independientemente del tipo de arreos escogido, en todos los casos las monturas llevan unas alforjas muy amplias así como una manga (impermeable) y una botella de agua para la comodidad del jinete.
La gran variedad de sabores de la cocina mexicana es ofrecida a los huéspedes bajo estrictas medidas higiénicas y la comida casera les permite saborear distintos platillos cada día. El desayuno incluye fruta fresca, jugos de frutas, huevos, cereal, pan de dulce y café, té o leche. El almuerzo se come a media jornada, en algún pintoresco lugar escogido por el guía e incluye las típicas tortas y tacos mexicanos, que son calentados al calor de una fogata.  No faltan bebidas y cervezas bien frías que son traídas en una hielera a lomos de la mula de carga que también lleva herraduras de repuesto, botiquín para humanos y animales, herramientas y todo lo que pueda necesitarse durante el trayecto. Una vez que los jinetes han comido y reposado por un rato, incluido el tiempo para la siesta, se continua montando por dos o tres horas más hasta llegar al sitio en donde los caballos pasarán la noche atendidos por el grupo de caballerangos o mozos de estribo que se encargán de ensillarlos, limpiarlos y alimentarlos todos los días. Los jinetes son transportados en una camioneta de regreso a la "Finca Enyhe" para disfrutar, desde la terraza o en la alberca, de una espectacular puesta de sol acompañados de su bebida favorita. Algunos jinetes prefieren visitar el pueblo y regresar caminando con calma para estar listos a la hora de la cena mientras otros descansan con un relajante y vigorizante masaje privado en su habitación.  En la noche se sirve una deliciosa y variada comida típicamente mexicana que incluye entrada, sopa, guisado y postre acompañados por aguas frescas de fruta de la temporada, cerveza, vino rojo o blanco, café o té.
Durante los meses de noviembre a marzo una de las rutas de las cabalgatas lleva a los jinetes a visitar lo que se conoce como una Reserva o Santuario de la Mariposa Monarca. Las mariposas vuelan desde Canadá y la parte noreste de los Estados Unidos buscando alejarse del frío y se hospedan por millones colgando de las ramas de los oyameles, en lo que se considera una de las mas grandes migraciones animales. Esta reserva es relativamente nueva y poco visitada por lo que los jinetes pueden disfrutar de las mariposas en su hábitat natural. El espectáculo de las mariposas al empezar a volar cuando las calienta el sol es una experiencia indescriptible que conmueve de tal manera a los jinetes que cuesta trabajo sacarlos del lugar para continuar la cabalgata.
La atención que reciben los jinetes que participan en las "CABALGATAS LA SIERRA" es de primera clase.  Los dueños del lugar, ayudados por un equipo de gente profesional y amigable se hacen cargo personalmente de todos los detalles necesarios para hacer de esta experiencia una vacación especial.  Interesantes charlas acerca de la historia de México, su cultura, y tradiciones son parte del acercamiento y entendimiento al país que visitan los jinetes.  Esto sin olvidar la flora y fauna que será vista y discutida durante los paseos a caballo.  Los caballerangos o mozos de estribo, atienden diariamente a los caballos y se hacen cargo de limpiarlos, alimentarlos y ensillarlos. El grupo de jinetes es guiado todos los días por alguno de los propietarios y lo acompañan dos vaqueros que se hacen cargo del mulo de carga y de ayudar a los jinetes en cualquier momento en que estos lo requieran. Uno de los días, después de una jornada de seis horas montando entre paisajes espectaculares, los jinetes llegan a la orilla del lago y abordan una lancha que los llevará hasta el pueblo, una experiencia deliciosa y relajante después de un fabuloso día a caballo.
Hacer turismo ecuestre con "CABALGATAS LA SIERRA" es la mejor manera de recibir un servicio de lujo, donde se le ofrecen a los jinetes magníficos caballos, buenos arreos, paisajes espectaculares, deliciosa comida mexicana, acogedoras habitaciones y la tradicional hospitalidad mexicana en uno de los mejores climas para montar a caballo que se puedan encontrar en el mundo.